Las palabras pueden dar vida, pueden ser mensajeras de luz, llevar amor, portar verdad. Sin embargo, más de una vez hemos escuchado aquello de que “las palabras se las lleva el viento”, restándole importancia al efecto que producen.

Es por eso que es vital para nosotros estar al tanto de las palabras que usamos porque a través de nuestras propias palabras podemos atrofiar o entorpecer un futuro muy próspero. Es por ello, que debemos pensar antes de hablar.

Las palabras crean acción, cualquier cambio en nuestras vidas no sucederá sin unas palabras inspiradoras. Nosotros podemos atraer el futuro de cosas buenas o malas que pueden sucedernos a través de nuestras palabras y pensamientos.

Las palabras animan el alma, se entusiasma con un lenguaje positivo y de apoyo. Las palabras nos guían, pueden que no tengamos todas las respuestas para entender cada situación, pero las pablaras correctas nos muestran qué hacer.

A continuación, las palabras:

  • Nos dan esperanza
  • Nos muestran un camino
  • Crean optimismo.

Las palabras acarician desde muy lejos. Acercan almas, unen a seres humanos. Todos tenemos un gran poder, utilizar nuestras palabras con amor.

 

Frase: “El poder del amor llega al mundo en nuestras palabras y acciones conscientes.”