La perseverancia es la fuerza interior que nos permite llevar a buen término las cosas que emprendemos en el transcurso de nuestro caminar.

La perseverancia requiere esfuerzo, sacrificio, tiempo, tomar decisiones y priorizar actividades.

Las personas perseverantes son aquellas que:

– Consideran que están suficientemente capacitadas para hacerlo bien y tener éxito.

– Creen que pueden ejercer control sobre los resultados.

– Esperan tener éxito. Si tras un resultado negativo, una persona espera que se produzcan más resultados negativos, entonces difícilmente seguirá intentándolo. En cambio, esperar un resultado positivo aumenta la motivación para seguir adelante.

– Son optimistas.

-Tienen una alta autoestima.

-Tienen una alta capacidad de autocontrol.

Las personas son también más perseverantes cuando han elegido su meta voluntariamente, la consideran importante, están motivadas y les gusta.

También persisten más las personas que encuentran el modo de hacer la tarea más interesante y atractiva.

Nadie alcanza el éxito de la noche a la mañana.  Por lo general, se esconde detrás una larga lucha y persistencia continuada, algunas veces superando tremendos obstáculos. Es imposible tener éxito sin perseverancia.

Consecuencias y beneficios de la perseverancia

La perseverancia aumenta la probabilidad de alcanzar metas difíciles.

La perseverancia ayuda a valorar más los logros obtenidos, puesto que las personas a menudo valoran más aquello que ha sido difícil de alcanzar.

La perseverancia ayuda a mejorar las habilidades de las personas y su capacidad para desarrollar nuevas técnicas para superar obstáculos y aprender de los errores.

La perseverancia también ayuda a aumentar la sensación de auto-eficacia cuando tienes éxito. La auto-eficacia implica que una persona se considera capaz de ejercer control y actuar de manera efectiva para conseguir lo que desea.

Si creemos en lo que hacemos y nos armamos de paciencia para sortear los obstáculos que se nos presentan en el camino, si no perdemos de vista nuestras metas futuristas, y a la vez luchamos contra el cansancio o el desánimo, sentiremos en nuestro ser una incomparable satisfacción, cuando tengamos ante nosotros el fruto de nuestro esfuerzo.