Uno de los principales problemas que nos aflige hoy en día, es el estrés.  Comienza con cierta presión, tensión o pérdida temporal de armonía interna. Este llamado estrés es sin duda un hecho de la vida.  Nadie puede evitarlo.  Los sucesos o situaciones que causan estrés pueden ser positivos y aparentemente agradables, así como negativos.

El primer paso para combatir el estrés es relajarse.  Y el primer paso para aprender a relajarse es reconocer nuestros factores estresantes.

Algunos factores estresantes que tienden a destruir pueden transformarse en factores positivos. Por ejemplo, la mayoría de nosotros sólo encontramos estrés destructivo al abrigar resentimiento.  ¿Cómo puedo transformar el estrés del resentimiento?   Algo que ayuda muchísimo es el darme cuenta de que al sentir resentimiento hacia otra persona, he depositado mi felicidad en las manos de esa persona.  Debo perdonar a la persona de la deuda real o imaginaria que me debe y debo liberarme a mí mismo del elevado precio del constante resentimiento.  Al final del proceso del perdón, sentiré pena, no enojo, por el ofensor.  Estaré en paz, porque nos habré liberado a ambos de la servidumbre del resentimiento.

Algunas sugerencias sobre la relajación:

1.- Busque un confidente.

2.- Admire la naturaleza.

3.- Vuelva a leer un libro favorito.

4.- Describa en un diario la tormenta o crisis más reciente en su vida, y asegúrese de agregar lo que haya aprendido de la experiencia.

5.- Escriba en un diario sus pensamientos, sentimientos y necesidades.

6.- Recuerde sus chistes favoritos y ríase.  El sentido del humor, cura.

7.- Haga ejercicio.  El ejercicio saca del cerebro y de la corriente sanguínea, los químicos de la tensión.  Y a la vez promueve la producción y el flujo de los químicos que nos hacen relajarnos y tranquilizarnos, como las endorfinas.