La confianza en uno mismo es uno de los pilares básicos de la felicidad sobre el que descansan la motivación para enfrentarnos a los retos de la vida, la capacidad para establecer buenas relaciones con los demás y autoafirmarnos ante ellos, asumir responsabilidades, aceptar los fracasos propios y un sinfín de aspectos.

Pero, hay que detenernos un momento a pensar y peguntarnos ¿Cuántas veces nosotros nos dejamos vencer por el miedo, la falta de seguridad y confianza en nosotros mismos? ¿Cuántas oportunidades hemos dejado pasar solamente por miedo o desconfianza?
El miedo paraliza la capacidad de pensar y razonar elocuente y confiadamente. A veces sentimos miedo de nosotros mismos, de nuestras debilidades. En ocasiones sentimos miedo de los demás, de su poder, de su fuerza, de sus posibilidades. Por eso es muy importante tener confianza en sí mismo, que significa saber que venga lo que venga podemos salir adelante.

Muchas veces hemos sentido miedo o desconfianza, pero ni si quiera somos conscientes de eso, entonces ¿Cómo detectaremos que desconfiamos de nosotros mismos?, aquí les dejamos los siguientes puntos:

  • No te atreves a actuar: Dudas de tus propias capacidades para enfrentarte a situaciones de tu vida diaria.
  • No te afirmas ante los demás: No expresas tus deseos y necesidades, te cuesta decir no a peticiones de otros.
  • Experimentas emociones y pensamientos negativos: Te sientes mal cuando te critican porque das crédito a las opiniones de los demás, te llenas de pensamientos pesimistas y construyes una mala imagen de ti.

Ahora, ¿cómo mejoraremos la confianza en nosotros mismos?

  • Quiérete más: apaga la voz crítica interna y escucha más la voz positiva.
  • Toma conciencia de lo que haces bien: Apúntalo en una libreta, te darás cuenta de la multitud de cosas que haces bien.
  • Escucha lo que dicen sobre ti: los demás tienen una opinión sobre ti, verás que tienen una imagen de ti mejor que tú mismo
  • Plantéate objetivos realizables: Cuanto más inalcanzables sean los objetivos menos posibilidad tendremos de conseguirlos y más dudaremos de nuestra valía.
  • No pospongas las tareas: Cuando antes te pongas a alcanzar objetivos y a aplicar soluciones mejor.
  • Saca lo bueno de los fracasos: No te centres en lo que te queda por llegar al objetivo sino en lo que te has acercado a él.
  • Expresa tus opiniones y deseos respetando la de los demás: Atrévete a decir no y negociar una solución satisfactoria para todas las partes.

Es fundamental trabajar nuestra autoestima, así conseguiremos mejorar y ganar seguridad. Es necesario identificar nuestras fortalezas, saber en que eres realmente bueno y sacar lo mejor de ti. Debemos sentirnos fuertes, todos tenemos la fuerza necesaria para no tener miedo frente a las dificultades.

La clave para sentirse confiado está en una frase de Albert Einstein: la imaginación es más poderosa que el conocimiento.