La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 para llamar la atención mundial hacia la epidemia de tabaquismo y sus efectos letales. La celebración de este día es una oportunidad para destacar mensajes concretos relacionados con el control del tabaco y fomentar la observancia del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

El tabaco daña el medio ambiente

El cultivo, la fabricación y el consumo de tabaco envenenan el agua, el suelo, las playas y las calles de las ciudades con sustancias químicas, desechos tóxicos, colillas que contienen microplásticos y desechos de los cigarrillos electrónicos.

Ayudar a los cultivadores de tabaco a optar por cultivos sostenibles

Los gobiernos deben ayudar a los cultivadores de tabaco a optar por medios de subsistencia alternativos y más sostenibles con el fin de reducir los efectos medioambientales del cultivo, el curado y la fabricación del tabaco.

Dejar  de consumir tabaco

Cada cigarrillo fumado y cada producto del tabaco consumido desperdician recursos valiosos de los que depende nuestra vida. Abandone el hábito por tu salud y la de nuestro planeta.

600,000,000

Árboles cortados para fabricar cigarrillos

 

84,000,000

toneladas métricas de CO2 emitidas a la atmósfera que aumentan la temperatura del planeta.

 

22,000,000,000

De litros de agua utilizados para fabricar cigarrillos.